Noticias

¿Son tan contaminantes las baterias de los vehículos eléctricos?

La contaminación de las baterias del vehículo eléctrico son una gran baza de aquellos que defienden los combustibles fósiles. ¿Pero cuanto de verdad hay en esto?

El reciclado de las baterías es una incógnita para la mayoría de los usuarios y una fuente de desconfianza para muchos de ellos. Para empezar las baterías para los vehículos eléctricos, tienen una primera vida en el mismo automóvil, de entre 500.000 y un millón de kilómetros dependiendo de la marca.

Cuando se produce un deterioro y su rendimiento baja del 80% estas baterías se reutilizaran para el autoconsumo, como almacenamiento de energia proveniente de placas solares en viviendas o industria por ejemplo. Alargando así su vida útil aproximadamente unos 20 años, una vez acabada esta utilidad,  las baterías se pueden reciclar hasta un 90 %.

Es decir, las baterías que se fabrican hoy en día, después de una vida útil aproximada de entre 30 y 40 años, se podrán reciclar aproximadamente un 90% y se está desarrollando la industria para llegar al 100%; para que os hagáis una idea, un ordenador actual se puede reciclar un 93%, un vehículo de combustión interna un 80%. 

En la Unión Europea, actualmente, solo se reciclan el 5% de las baterías de litio que salen al mercado. ¿Por que? El escaso número de baterías que se recogen, la variabilidad del precio del litio en el mercado y el alto coste del proceso de reciclaje son algunos de los factores detrás de la baja tasa de reciclaje de los últimos años.

¿Entonces no se reciclaran las baterias de los vehículos eléctricos?

Eso no es del todo cierto, las baterías de los coches eléctricos, que supondrán en torno al 90% de las baterías de iones de litio en el 2025, no se pueden guardar en casa y es ilegal incinerarlas. Según las actuales leyes europeaslos productores de las baterías de vehículos eléctricos (consideradas industriales) deben correr con los costes de la recogida, gestión y reciclaje, para lo que pueden construir sus propias instalaciones o establecer alianzas con operadores especializados.

Por este motivo los productores se están poniendo las pilas y están creando plantas de reciclaje de baterias. A continuación veremos unos ejemplos de lo que esta sucediendo alrededor del mundo.

Inversión e innovación en reciclaje

En el Viejo Continente, Toyota trabaja desde hace varios años con la firma francesa Société Nouvelle d’Affinage des Métaux (SNAM) para reciclar las baterías de hidruro de níquel y con la belga Umicorepara hacer lo propio con las de iones de litio. Esta última, en la que también confían TeslaPeugeot y Citroën, ha desarrollado un proceso con capacidad superior a 5.000 toneladas al año que permite obtener níquel, cobalto y otros metales para su uso en nuevas baterías.

Otro de los principales nombres del sector es el de Accurec, cuya planta en Alemania, con capacidad para 4.000 toneladas al año, recibe muchas de las baterías de ion litio desechadas en nuestro país. La francesa Recupyl y la española Envirobat anunciaron en el 2013 la apertura de un equipamiento en Azuqueca de Henares (Guadalajara), con capacidad para 3.000 toneladas de baterías y pilas de ion litio.

Resultat d'imatges de planta reciclaje baterias
Planta de reciclaje

Además de las típicas plantas de reciclaje, están surgiendo muchas start-up’s para reciclar los preciados materiales de las baterias con formulas alternativas.

La canadiense OnTo Technolgy, por ejemplo, produce materiales para fabricar los electrodos a partir de baterías agotadas en lugar de descomponerlas. La startup Li-Cycle también presume de haber desarrollado la tecnología necesaria para recuperar los productos intermedios como el litio, el cobre o el grafito. 

La startup británica Aceleron apuesta por seguir el mismo camino como alternativa a los caros procesos de reciclaje. La tecnología que ha desarrollado permite comprobar aún son aprovechables, prepararlas y embalarlas para que puedan ser usadas de nuevo. Como se trata de un producto barato, la firma lo destina, de momento, a personas con pocos recursos energéticos.

Viendo la inversión millonaria de este sector todo hace pensar que las baterias son el futuro, es mas, se estima que el sector del reciclaje de baterías de litio crecerá a una tasa del 22,1% anual hasta alcanzar los 23.720 millones de dólares en el 2030. En el fondo las baterias están echas de un metal como el litio, que es mucho mas fácil de reciclar que los plásticos que usamos a diario.